Menu

[Análisis] Shadow of The Colossus – El remake de una obra maestra atemporal

Todos estamos de acuerdo en que los videojuegos son un producto de entretenimiento, pensados para ser disfrutados en solitario o en compañía, y generalmente desarrollados teniendo en cuenta las condiciones del mercado y de la sociedad en cada momento.

Cuando no disponíamos de las conexiones de internet que tenemos hoy en día, prácticamente todos los títulos estaban orientados a una experiencia basada en un modo historia o arcade para un jugador, o dos a lo sumo, mientras que ahora resulta casi imposible encontrar un título que no cuente con un apartado multijugador o cooperativo online. Con la moda de los juegos de plataformas, podíamos encontrarnos fácilmente nuevas entregas de Crash Bandicoot, Spyro, Sonic y Rayman a la venta el mismo año. Al estrenarse una nueva película de superhéroes resulta fácil encontrar sus juegos en las tiendas, y ahora, con el éxito de Player Unknown Battlegrounds, no hemos tardado en ver como han ido apareciendo otros títulos similares como Fortnite, o  el reciente anuncio de que Red Dead Redemption 2 contará con un modo survival y battle royale.

Por injusto que sea, el éxito o fracaso de un videojuego se mide en demasiadas ocasiones por el número de ventas que consigue alcanzar, y esta industria aprovecha lógicamente las tendencias sociales de cada momento para conseguir ofrecer un producto que pueda traducirse en el mayor beneficio económico posible.

Precisamente por eso, muchos de los títulos que ahora nos parecen imprescindibles en un par de años se habrán quedado obsoletos debido a su enfoque o sus mecánicas y a nadie se le ocurrirá comprarlos o jugarlos de nuevo. Y también por eso, cuando nos toca analizar obras como la que os desglosamos en este texto nos alegramos de que alguien se arriesgue a romper el molde de vez en cuando para llevar su videojuego un paso más allá, para ofrecer una experiencia inspiradora que no se limite a la diversión momentánea, para dar lugar a una reflexión, para sobrepasar los límites del hardware utilizando un enfoque diferente. En definitiva, para intentar crear una obra maestra atemporal que nos sirva de punta de lanza a quienes defendemos los videojuegos como un nuevo formato de arte. Este es el caso de Shadow of The Colossus.

En primer lugar, toca decir que en este caso estamos hablando de un remake del título original que Team ICO desarrolló para PlayStation 2 en el año 2005, y del que ya tuvimos una adaptación mejorada en PlayStation 3 en 2011. Es por tanto la tercera plataforma de Sony en la que podemos jugarlo, y aunque siempre es un valor seguro lanzar una reedición de un producto que ya ha triunfado dos veces antes, el verdadero valor reside en que a pesar del paso de los años, Shadow of The Colossus sigue teniendo unas mecánicas y una ambición dignas de un juego de la generación de consolas actual. 13 años después de su lanzamiento, puede seguir mirando de tú a tú al resto de títulos que encontramos hoy en día a la venta. Con un importante lavado de cara a nivel gráfico, eso sí.

La partida comienza con un joven llamado Wander, que a lomos de su fiel caballo Agro realiza una larga travesía para llevar a una joven fallecida hasta un templo abandonado en unas tierras olvidadas donde cuenta la leyenda que es posible devolverle la vida a quien la haya perdido. A cambio, nuestro protagonista deberá superar el difícil reto de derrotar a los 16 colosos que protegen esas tierras.

Con esta premisa y las indicaciones que recibimos del ente que reside en el templo debemos recorrer el extenso mapa del juego para dar con el coloso que toque derribar en cada momento. Para ello contaremos, además de la ayuda del caballo, con una legendaria espada de luz que nos indicará la dirección a seguir siempre que la elevemos hacia el cielo.

Al igual que la actitud de Trico que ya os explicamos en nuestro análisis de The Last Guardian, Agro no es como el resto de corceles que solemos utilizar en otros videojuegos. El director de ambos títulos, Fumito Ueda, quiso plasmar el poder de decisión que al final estos seres siempre tienen para obedecer o no nuestras indicaciones. Igual que una mascota puede hacer o no lo que le digamos en función de su humor o sus motivaciones en cada momento, este caballo viene cuando lo llamamos, pero no es tan sencillo lograr que vaya exactamente por donde queremos ni a la velocidad que nos gustaría. Para galopar debemos pulsar el botón triángulo con cierta frecuencia, de modo que sepa que queremos desplazarnos más rápido, pero si le instamos demasiado a acelerar o giramos bruscamente tirándole de las correas, puede relinchar y frenar de golpe de mal humor. Además, en ocasiones los colosos lo asustan y le cuesta más acudir en nuestra ayuda.

SHADOW OF THE COLOSSUS™_20180221221300

El vasto terreno que tenemos por recorrer en Shadow of The Colossus está tal vez algo vacío en lo que a fauna salvaje se refiere, ya que apenas encontramos algunas salamandras en las zonas más áridas, pájaros en los cielos despejados y mariposas en algunas zonas con vegetación. Es probable que de haberse realizado ahora este título tuviera más variedad de seres vivos a nuestro alrededor, pero por otro lado, posiblemente disminuiría la sensación de soledad y abandono de las tierras que transitamos. Sí que es sorprendente la amplitud y extensión del mapa, teniendo en cuenta que en sus orígenes este era un juego de PlayStation 2, ya que recorrerlo de lado a lado pueda llevarnos una cantidad considerable de minutos, por lo que no tiene nada que envidiar a los sandbox actuales.

Además, así como la fauna no abunda demasiado, (posiblemente por las limitaciones técnicas de aquel momento), la flora sí que resulta un auténtico espectáculo visual. El trabajo de Bluepoint Games, el estudio a cargo de este remake, ha resultado ser sobresaliente a la hora de actualizar los diversos paisajes que atravesamos en las marchas contra cada coloso. Nos encontramos desolados desiertos y verdes praderas, lo que no supone un esfuerzo técnico exactamente, pero también cruzaremos frondosos bosques recreados de forma espectacular en los que la iluminación permite disfrutar de las partículas que flotan en el aire de forma muy realista.

SHADOW OF THE COLOSSUS™_20180221230051

También veremos ríos, cascadas y lagos, a los que por cierto Agro no tiene mucha simpatía. Debido a esto nos tocará desmontar del caballo y mojarnos los pies o incluso algo más si necesitamos nadar para llegar a alguna plataforma o vieja construcción en la que continuar con nuestra misión.

Las ubicaciones y las habilidades de los colosos son muy variadas, al igual que las formas de afrontar el combate contra ellos. Algunos se encuentran en una explanada y utilizan sus extremidades para golpearnos, otros se encuentran sobre plataformas delimitadas en las que se llevará a cabo el enfrentamiento, otros vuelan y debemos conseguir mantenernos sobre ellos para poder atacarles…

En ocasiones la estrategia pasa por utilizar el entorno en el que nos encontramos a nuestro favor, por ejemplo, incitando a los colosos a perseguirnos hasta algún punto en el que podremos pillarles desprevenidos, o consiguiendo que golpeen con su arma directamente sobre un bloque de hierro para que el impacto les destroce la armadura.

SHADOW OF THE COLOSSUS™_20180220000251

Una vez hemos detectado el patrón que identifica a cada coloso, llega el momento de tomar la iniciativa. Todos nuestros encuentros con estos seres de dimensiones descomunales siguen la misma mecánica. Encontrar la forma de esquivar sus ataques, alcanzar de algún modo parte de su pelaje, y trepar por sus cuerpos hasta dar con sus puntos débiles. Para ello podemos ayudarnos de nuevo de la espada de luz para que estas zonas vulnerables se muestren con más claridad al reaccionar con un brillo propio.

Los esfuerzos empleados tanto en la escalada como en los momentos de apuñalar sus puntos débiles deben medirse sabiamente. La interfaz de Shadow of The Colossus cuenta con un medidor de energía que tenemos que vigilar constantemente. Si nos descuidamos y el indicador se vacía por completo no podremos permanecer agarrados mientras trepamos ni resistir cuando los colosos se sacudan para intentar tirarnos de su cuerpo. Es conveniente por tanto identificar zonas más o menos seguras en su cuerpo en las que podamos soltar el botón de agarrarnos y recuperar fuerzas durante unos segundos.

SHADOW OF THE COLOSSUS™_20180221233234

Pese a que como hemos dicho las mecánicas son muy similares en cada enfrentamiento, también es verdad que cada coloso es único, e incluso podría decirse que cuenta con su propia personalidad. Algunos se muestran más agresivos ante nuestra presencia, otros son más pacientes, algunos son difíciles de sorprender mientras que otros son muy inocentes, etc.

Al conseguir asestarles los suficientes golpes en sus puntos débiles, su barra de vitalidad se irá vaciando y terminaremos derribándoles. Cuando lo hagamos seremos transportados de nuevo al templo inicial y se nos darán las instrucciones correspondientes al siguiente objetivo. Si hemos sufrido daños en nuestro último enfrentamiento, en este momento se nos restaurará la salud, aunque también podremos hacerlo nosotros mismos siempre que recemos en cualquiera de los altares que se encuentran dispersos por el mapa.

SHADOW OF THE COLOSSUS™_20180221220923

Así iremos acabando con ellos uno tras otro hasta llegar al final del juego. Un final que nos lleva a reflexionar sobre las horas que hemos invertido y en cómo hemos actuado para cumplir con nuestra misión.

El trabajo que Bluepoint Games ha realizado con Shadow of The Colossus es de notable alto. El juego sigue transmitiendo la misma atmósfera triste y solitaria que cuando se lanzó la versión original, pero al mismo tiempo la gente de este estudio ha logrado mejorarlo gráficamente de forma increíble, tal y como podéis ver en algunas de las imágenes de este análisis. Cabe destacar especialmente las físicas del pelaje de los colosos y el sistema de iluminación, que sacan todo el partido posible a la PlayStation 4 Pro en la que lo jugamos y que nos recuerdan mucho al movimiento de las plumas de Trico en The Last Guardian.

La distancia de dibujado también es mucho mayor, y el nivel de detalle de las texturas ha aumentado considerablemente, por lo que en general podemos estar muy contentos del resultado final. El juego corre en PS4 pro a 60 frames por segundo, y se muestra a una resolución dinámica de 4K, lo que se traduce en una auténtica maravilla visual.

SHADOW OF THE COLOSSUS™_20180219235028

Para poder disfrutar completamente de todo esto, en esta ocasión se ha añadido un trabajado modo foto en el que hemos disfrutado invirtiendo una buena cantidad de tiempo para conseguir inmortalizar algunos de los momentos más épicos de nuestra partida.

La música por su parte se mantiene igual que en las dos ediciones anteriores. Algo más pulida y con tonos más claros y limpios por momentos, pero en definitiva, igual de espectacular que siempre.

SHADOW OF THE COLOSSUS™_20180221231751

Siempre que se lanza una nueva remasterización o remake como es este caso, mucha gente se lleva las manos a la cabeza aludiendo que es una vez más el mismo juego, y que las compañías deberían centrarse en lanzar nuevos títulos al mercado.
Sin embargo, siempre que se trate de reediciones tan cuidadas como esta, y permitan a nuevos jugadores disfrutar de éxitos mundialmente aclamados que han supuesto un antes y un después en la industria, nosotros estaremos encantados de seguir encontrándonos remakes como Shadow of The Colossus. Una obra de arte atemporal.

Jesús Rubio
Entusiasta de la tecnología y el sector del entretenimiento. Héroe de pueblos humildes, entrenador Pokémon, francotirador, piloto de carreras, estrella del fútbol, matazombies, cazarrecompensas, Bandicoot, Jefe Maestro… Amante de las grandes historias en el formato en el que mejor puedan ser contadas.

@RubiO_7_

Shadow of The Colossus

Shadow of The Colossus
8.92

Argumento

9/10

    Jugabilidad

    9/10

      Gráficos

      9/10

        Sonido

        9/10

          Duración

          8/10

            Lo mejor

            • - Los enfrentamientos contra los titanes siguen siendo espectaculares
            • - El gran lavado de cara visual
            • - El modo foto
            • - El juego llega a precio reducido

            Lo peor

            • - Algunas texturas se muestran menos cuidadas

            No hay comentarios

            Deja un comentario

            Ofertas en Banggood

            Banggood

            Vídeo destacado

            Últimos Tweets